[Archivos Privados de Asturias IV] Caciques rurales y… poetas

Ramon_de_Campoamor_001
Ramón de Campoamor

La Casa de Piñera es el solar de una extensa familia vinculada a los apellidos Campo-Osorio, que en el siglo XIX entroncó con el apellido Campoamor y sus descendientes los Suárez-Valdés.

Esta familia tenía un gran poder en la franja costera occidental, sobre todo en Navia y el concejo de Valdés y dio algunos personajes ilustres a la historia de Asturias como el jurista Ramón Campo Osorio Trelles, que vivió a finales del XVIII o el propio poeta Ramón de Campoamor, que da nombre al principal teatro ovetense en donde hoy se celebran los Premios Príncipe de Asturias.

El archivo de esta familia, incompleto como la mayoría debido a que durante la Desamortización del XIX se eliminó la figura del mayorazgo y se dispersaron las ramas de las distintas casas nobiliarias, está formado por un conjunto documental poco voluminoso de cinco cajas en donde se guardan documentos desde 1441 hasta 1944. Papeles que fueron escritos en seis siglos, la mayoría de ellos relacionados con la propiedad de este linaje.

Según explica Ángel Argüelles, archivista experto en esta casa y que junto a Vicente Siegrist llevaron a cabo la catalogación y el inventario de toda la documentación de la Casa de Piñera, este archivo tiene sobre todo un valor local, aunque hay papeles singulares, como dos documentos medievales: un testimonio de averiguación sobre ciertos bienes y molinos en la aldea de Piñera y sus términos (1487) y una escritura de venta de bienes en el mismo término (1488) “y aunque no tiene grandes secciones que permitan relacionar a esta familia con instituciones públicas si nos aporta una gran información sobre este territorio”.

Casa solariega

Casa solariega de esta familia, en san Salvador de Piñera
Casa solariega de esta familia, en san Salvador de Piñera

Este linaje tiene su casa solariega en la parroquia de san Salvador de Piñera, que todavía se conserva. Es una casona grande aunque sin grandes pretensiones, de arquitectura popular de la zona, con cubierta de pizarra y forma cuadrangular, como las de la mayoría de estos concejos del Occidente. Fue el lugar de residencia durante su infancia del poeta Ramón de Campoamor. Fue construida en el siglo XVII, aunque dada la vinculación desde antiguo de esta familia con Piñera es posible que se edificara sobre otra anterior, ya que consta la presencia de los Campo Osorio desde el siglo XV.

Familia de poetas

La afición de esta familia por la poesía queda demostrada por la aparición en este archivo de un poema manuscrito sin firma de autor, aunque Ángel Argüelles cree que fue escrito por Ramón Campo Osorio, porque coincide por la fecha y este personaje era abogado. El poema está escrito en el reverso de un papel desechado en cuyo anverso aparecen datos genealógicos de Arias del Campo Osorio Villademoros.

La documentación aporta mucha información de enorme interés para los estudios de historia local de la zona de Navia, Boal y Villayón y también se los árboles genealógicos de las casas de Villadelle, del Campo, del Riego de las familias Villaamil, Donlebún, Campo Osorio y Navia Osorio, probanzas de la familia Navia Osorio y algunas relaciones de servicios y méritos de miembros de la familia, en particular de Ramón Campo-Osorio y Trelles, abogado de los Reales Consejos.

Predomina en el fondo la documentación relativa a la adquisición y administración del patrimonio afecto a la Casa de Piñera: escrituras de adquisición de bienes (1488-1881), convenios (1555-1849), censos (1564-1867), escrituras de obligación y deuda (1589-1913), pleitos sobre posesiones (1576-1908), arrendamientos (1583-1944), testamentarías (1531-1915), foros (1541-1883) además de otros documentos similares.

También se conserva documentación personal y funcional, mucho menos numerosa en este fondo. Así, hay que destacar algunos restos de correspondencia particular de la casa, en su mayor parte relacionada con la administración de las posesiones familiares (1713-1891), algunos documentos sobre rentas, repartimientos de utensilios, cuentas de propios, soldados y reemplazos del concejo de Navia (los Campo Osorio ostentaron diversas responsabilidades municipales  entre 1643 y 1831), un registro de escrituras del escribano Bartolomé González del Campo (1661-1662) y varias diligencias sueltas y fragmentos de pleitos personales (1654-1822).

El fondo se completa con una copia de la escritura de fundación de dos capellanías en la parroquia de Navia, fundadas por Antonio Navia Bolaño, Oidor de la Real Audiencia de México (1703) y con varias escrituras relativas a los derechos de presentación de la Casa en varios beneficios curados y Obras Pías de la zona (1588-1918).

Por estos archivos se sabe que muchos miembros de esta familia ingresaron el Ejército (algo, por otra parte, habitual en la nobleza) y también se observa la vinculación de los miembros de esta Casa con otras familias nobles de la zona, como los Navia Osorio “algo que era frecuente antiguamente”, explica Argüelles.

Los Campo Osorio tenían también obras pías, como la feligresía de Anleo y Piñera donde tenían derecho de representación, es decir potestad para elegir al clérigo que la iba a atender, algo que solía recaer en algún pariente de la familia. En los documentos aparece también en muchos casos la figura del “curador”, es decir, el tutor de un menor de la familia que, en su nombre, podía representarle y comprar o vender sus propiedades. “Era algo muy habitual porque la mortalidad era muy elevada y siempre quedaban menores”, explica Arguëlles.

Una parte importante de esta documentación tiene relación con los árboles genealógicos de los Campo Osorio, Campoamor, Rodríguez Valdés, Suárez Valdés, Ocampo, casa de Villadelle, Fernández Villamil y Pardo de Donlebún. Y también existe una copia de averiguaciones de la genealogía de las casa de Riego de Tuña (la del famoso general Riego) y Sangoñedo, aunque según explica Ángel Argüelles “es muy improbable que los Campo Osorio estuviesen relacionados con los Riego de Tuña, porque estaban asentados en Tineo, fuera de la influencia de la casa de Piñera”.

A estudiar a Roma

Algunos documentos singulares nos van trazando la historia de esta familia del occidente asturiano. Así, encontramos un tratado de información de limpieza de sangre de Francisco Trelles Navia Villamil, bachiller de la Universidad de Oviedo que pretende pasar a la Corte Romana para proseguir sus estudios. Este documento es de 1479.

Encontramos además una escritura de venta de 1488 sobre bienes y heredamientos en san Salvador de Piñera. La mayoría de los documentos de compraventa (que son muchos) afectan a propiedades más bien modestas y humildes, como huertas, hórreos, cerezales, castañales … vinculadas a la parroquia de Piñera y Talarín. Son compraventas que abarcan un largo periodo que abarca desde el siglo XVI hasta el XIX. Uno de los nombres que más aparece en estos contratos es el de Elvira Osorio, que vivió en el siglo XVI, viuda de Ruy García de Cangas.

Un documento curioso es el que hace referencia a una “obligación otorgada en Navia el 15 de septiembre de 1595 por Antonio González, tonelero portugués a favor de Gonzalo Fuertes de Sierra, vecino de Navia, por la venta de una partida de duelas”, es decir las tablas convexas que se utilizan para la fabricación de los barriles.

También aparecen numerosos pleitos por posesiones y otros asuntos más feos, como la demanda presentada por Miguel Antonio Fernández Cueto contra Francisco Méndez de Sierra sobre restitución de 200 reales de las cuentas del concejo de Navia, en 1668. Otra denuncia es la que presentó Arias Antonio Campo Osorio ante el obispado de Oviedo para que “exhiban en las iglesias censuras generales contra el vecindario de la parroquia y lugar de Piñera a fin de que respeten su derecho de propiedad sobre el cierro llamado de Peñaubiña”. Se ve que los señores de Piñera tenían que recurrir al temor de Dios para evitar que sus vecinos pisaran sus prados.

Los documentos conservados de esta familia afectan a extensos territorios tanto en Navia como en el concejo de Valdés, Villayón, en Puerto de Vega y en Boal y llegan casi hasta nuestros días, hasta 1944. El fondo fue cedido por un miembro de esta Casa, Joaquín Ocampo Suárez-Valdés, en 1998.

Llaman la atención de este archivo las libretas de cuentas de la Casa de Piñera con algunas  hojas con anotaciones que fueron arrancadas sin que sepamos el motivo.

También nos dan información sobre vecinos de diversas épocas históricas, algunos con motes tan soberbios como el de Francisco Pérez “el Dios”, vecino de Tox que aparece en un auto de ejecución de embargo de 1778 a favor de Arias del Campo.

De 1812 son los autos de la demanda interpelada por José Menéndez, vecino de Oneta (Navia) millonero de dicha parroquia “contra varios vecinos por deudas de venta de vino al fiado”.

Se conserva además un testimonio “librado por Alonso de Llano Villamil, escribano de número de la villa de Navia, de que Juan García del Campo y Francisca Álvarez Osorio están legítimamente casados, que son residentes en el lugar de Villanueva y de que parten en dirección a Valladolid en defensa de un litigio y con una carga de jamones y tocinos para obsequio de Pedro de Argüelles, deán de la iglesia mayor de Santiago”. Se ve que en esta época también se llevaba el soborno.

El archivo de la Casa Piñera guarda también una carta a las justicias del concejo de Navia de 1643 “para prender a los soldados fugitivos y se ejecuten en sus bienes las penas correspondientes”. Debe referirse a la batalla de Rocroi, en donde los tercios españoles fueron vencidos por los franceses y muchos de los soldados españoles regresarían a la desbandada y sin licenciar a sus casas.

Aparece también una comunicación de la Justicia y Regimiento de Navia fechada en 1710 a los vecinos de san Salvador de Piñera para que éstos reparen puentes y caminos, “limpien sebes, hagan montería los sábados y acomoden a todas las mozas solteras que vivan solas”.

Curiosa es la declaración que se conserva presentada por un testigo no identificado “sobre la obtención de cierta alhaja de dudoso origen que Alonso Rayón de las Salas obtuvo en Ronda, mientras estaba de criado al servicio de un caballero llamado don Pedro de Salcedo”.

Literato, filósofo y monárquico

La Casa de Piñera no fue pródiga en hombres ilustres para la Historia de Asturias, aunque, ya en época contemporánea, de su seno salió un poeta, filósofo y, posteriormente, hombre de Estado. Ramón de Campoamor Campo Osorio nació en Navia  el 24 de septiembre de 1817. Su padre, Miguel Pérez Campoamor, era un rico labrador natural de Coaña y su madre era de la familia de los Campo Osorio de Piñera. En 1821, cuando Ramón aún no había cumplido cuatro años, muere su padre. A los diez años comienza a estudiar Latín y Humanidades en Puerto de Vega, donde obtuvo el certificado de estudios primarios. En 1832 se va a la Universidad de Santiago a estudiar filosofía, lógica y matemáticas. Luego se matricula en la universidad madrileña en Medicina, aunque pronto se da cuenta de que su inclinación va más hacia las letras que hacia las ciencias.  Pasaba largas jornadas leyendo clásicos en la Biblioteca Nacional y en un momento dado decide dedicarse al periodismo y a la literatura, bajo el mecenazgo de otro gran poeta romántico, Espronceda. Pero su otra pasión fue la filosofía, especialmente el positivismo.  Políticamente, como noble, era tradicionalista y monárquico. Estuvo en el Partido Moderado el partido de la reina Isabel II. Fue nombrado Consejero Real en 1846 y en 1847 gobernador civil de la provincia de Castellón y poco más tarde de Alicante, donde realiza grandes obras urbanísticas como el Paseo que lleva su nombre y que donó a la ciudad. Fue nombrado Hijo Adoptivo de Alicante. Se casó con Guillermina O’Gorman, una dama perteneciente a una rica familia irlandesa, aunque no tuvo hijos.En 1850 es elegido para ocupar un escaño en el Congreso de los Diputados y se le da el cargo de gobernador civil de Valencia en 1851, en el que está hasta 1854; es elegido de nuevo diputado a Cortes por el partido conservador en 1857 y luego nombrado director general de Beneficencia y Sanidad, consejero de Estado, académico de la Lengua «E mayúscula» desde 1861 y senador del reino, entre otros cargos. Durante su infancia, Ramón residió en la casona familiar de Piñera y se supone que allí pasó algunas temporadas veraniegas junto a su familia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s