Los archivos privados de Asturias II: Casa de las Alas Huergo

Tras la pista del marqués de Camposagrado

marquesEl primer marqués de Camposagrado, Gutierre Bernardo de Quirós de las Alas Carreño, uno de los títulos más importantes de Asturias, lo es desde que se lo concediera en 1661, Felipe IV. Pero su linaje venía de atrás pues era heredero de la antiquísima Casa de Quirós.  Esta familia estaba constituida por la unión de dos casas asturianas que provenían de Avilés y de Siero, las de las Alas y Huergo. La historia documental de este marquesado se encuentra dispersa entre colecciones particulares, la del archivo histórico de Asturias y una parte muy importante ha desaparecido recientemente, por lo que seguirle la pista al marqués de Camposagrado es una labor detectivesca.

La documentación existente en el Archivo Histórico de Asturias, donada por Emilio Meneses García el 27 de julio de 2004, es una mínima parte del cuerpo total. Otra parte importante estaba en manos de uno de los últimos descendientes de la familia Alas, Álvaro Lobo Huidobro, el cual facilitó al padre Patac los originales para que fuera copiándolos con el compromiso de ir devolviéndolos posteriormente. Sin embargo, tras la muerte de este jesuita erudito los archivos desaparecieron, según relata Alejandro Alas, uno de los estudiosos de la Casa de las Alas.

foto5Los legajos que se conservan en el archivo histórico abarcan  un periodo que va desde 1462 hasta 1786. La documentación es muy heterogénea aunque en su mayor parte es de carácter patrimonial. También hay algunos pleitos y documentación relativa a la parroquia de Santa María Magdalena de Corros y su anejo San Lázaro, en el concejo de Avilés. Contiene además dos bulas, una de ellas original del Papa Paulo V. Su estado de conservación es bueno.

El más antiguo de los papeles que se conserva está fechado en 1462 y se trata de un compromiso que hicieron Martín y Juan González de Oviedo, hijos de Lope González de Oviedo, arcediano de la Catedral, que les había donado bienes vinculados bajo determinadas condiciones.

Entre los documentos que encontramos se encuentra una Real Provisión de Felipe II por la que se faculta a Martín de las Alas, vecino de Avilés para vender bienes vinculados. Este legajo es de 1558 y está fechado en Valladolid.

En algunos textos se puede ver la relación de esta familia con el Hospital y la Malatería de san Lázaro de Avilés. Así por ejemplo, observamos una escritura de trueque entre Rodrigo de las Alas, prior del citado hospital y Juan Menéndez, vecino de Avilés. Está datada en 1522. De ese mismo año es el convenio entre el citado Rodrigo y Pedro Fernández sobre los bienes del Hospital.

También del siglo XVI, concretamente del 12 de enero de 1598, es el documento que legaliza la fundación de una obra pía de don Apolinar de Huergo, canónigo profeso de san Marcos de León, para que dos varones miembros de su familia puedan realizar estudios en la Universidad de Salamanca.

Avilés

La vinculación de la familia de las Alas con Avilés aparece reflejada en numerosos documentos. Así, entre 1688 y 1699 podemos encontrar las “Letras Apostólicas del Nuncio de Su Santidad en España a instancia del marqués de Camposagrado, Señor de la Casa de las Alas, sobre cumplimiento por parte de la comunidad de mercedarios del convento de Sabugo de las preminencias que como patrono le correspondían”.

Los vínculos de los Camposagrado con Siero aparecen también recogidos en numerosos documentos. En 1702 hay un pleito sobre el derecho de una sepultura en la iglesia de santa Marina de Pola de Siero promovido por el obispo de Oviedo contra Ana Bernardo de Quirós, marquesa viuda de Camposagrado y señora de la Casa de Huergo . Un año más tarde, los marqueses obtienen bula personal del Papa Paulo IV, con su propio sello confirmando el derecho del marqués de Camposagrado, patrono de la iglesia de santa Marina de Siero, a disponer de dos sepulturas en dicha iglesia. Finalmente, los marqueses, utiizando su influencia, pudieron hacer valer sus privilegios ante el mismo obispo de Oviedo.

No fue la única bula papal. En 1703 el mismo Papa concede al marqués de Camposagrado el beneficio curado de santa María Magdalena de Corros, a favor de la Casa de las Alas.

La última documentación de este marquesado que se conserva en el Archivo Histórico es relativa a dos cartas dirigidas al marqués de Camposagrado por su administrador fechadas en 1786, en donde éste le da cuenta de diversas gestiones.

Una de las razones por las que el archivo de estas dos casas está tan diseminado se debe a las propias luchas familiares que se producen en el siglo XIX, después de que Francisco de Asís, VI marqués de Camposagrado, amigo íntimo de Jovellanos, muriera  en 1837 sin descendencia. Los tribunales intervienen y reparten entre las distintas familias su extenso patrimonio, concediendo el título del marquesado a los Bernaldo de Quirós de la Casa de Villa (Riaño), cuyos descendientes son los que lo ostentan en la actualidad. Fue un complicado pleito por la sucesión ya que el año anterior había muerto el único sobrino carnal del VI marqués.

Un marquesado con denominación leonesa

El marquesado  de Camposagrado tomó su denominación del paraje y santuario de Santa María de Campo Sagrado o Camposagrado, situado en el valle de Viñayo o Valdeviñayo. Este antiguo concejo y coto jurisdiccional de la comarca de Luna (León) correspondía a los actuales municipios de Carrocera y Rioseco de Tapia. A principios del siglo XVII el abuelo del I marqués Gutierre Bernaldo de Quirós compró el señorío, vinculándolo al mayorazgo que poseía.

El marquesado de Campo Sagrado se creó con el vizcondado previo de las Quintanas, que quedó cancelado al expedirse el Real Despacho de creación del título principal. Por costumbre familiar, aunque sin autorización legal, los primogénitos de esta casa usaban título de vizcondes de las Quintanas hasta que obtenían  el marquesado.

Este marquesado era propietario de un mayorazgo fundado el 18 de abril de 1474 por Iván Bernaldo de Quirós,  que había sido guarda y vasallo del Rey Enrique IV. La casa solariega de este mayorazgo estaba ubicada en lo que entonces se llamaba «Casa Nueva», sita en el barrio de Villa de Arriba, arrabal de la villa de Mieres del Camino y que hoy es la sede del Instituto de Educación Secundaria “Bernaldo de Quirós”. El palacio fue fundado hacia 1435 por Juan Bernaldo de Quirós que había servido a los Reyes Enrique III y Juan II. La “Casa Nueva” se edificó a partir de una torre de planta circular más antigua.

El tercer marqués fue José Manuel Bernardo de Quirós y Mariño de Lobera, nacido en Avilés, y bautizado en la parroquia San Nicolás en 1706. Fue Regidor perpetuo de Oviedo y acreditó en 1749 que le pertenecían los pontazgos de las dos Babias.  Fue este José Manuel el que ordenó construir el suntuoso Palacio de Oviedo, en 1757, que hoy es Audiencia y uno de los más emblemáticos edificios asturianos.

De todos los marqueses, uno de los más conocidos fue el VI, Francisco de Asís Bernaldo de Quirós y Mariño de Lobera, nacido en Oviedo en 1760. Destacado militar, fue gran amigo de Jovellanos. Nombrado teniente general por la Junta General del Principado de Asturias, ejercería después como Capitán General de Cataluña y posteriormente de Castilla la Nueva, siendo también ministro interino de la Guerra y Caballero de la Gran Cruz de Carlos III. En Barcelona existe una fuente llamada “del genio catalán” que se erige en 1856 en la plaza del Palau. Este monumento honra al VI marqués de Campo Sagrado  por haber traído a la ciudad en 1826 las aguas de la sierra de Moncada.

Posteriormente el VIII marqués, José María Bernaldo de Quirós y Llanes, hizo carrera en la política, ejerciendo como presidente de la Junta Revolucionaria de 1854, dedicándose también al periodismo.

La importancia que fue adquiriendo esta familia empieza a verse en el siglo XIX. Así por ejemplo José María Bernardo de Quirós y González de Cienfuegos era  maestrante de Granada, embajador en Constantinopla, Atenas y San Petersburgo, gentilhombre de Cámara y caballero de Carlos III. Llegó a emparentar con los borbones a través María Cristina Muñoz y Borbón.

Con el noveno marqués llega un nuevo título. José María Bernaldo de Quirós y Muñoz, que había nacido en Mieres en 1871, será el  primer Marqués de Quirós, creado por Real despacho de 1906 con Grandeza de España.

El actual titular del marquesado se llama Iván Bernarlo de Quirós y Álvarez de las Asturias Bohórquez , XI marqués de Camposagrado y III Marqués de Quirós. Heredó el título en 1996 tras fallecer su padre Luis Bernaldo de Quirós y Alcalá-Galiano.

 

¿Qué ocurrió con los documentos del padre Patac?

El jesuita José María Patac de las Traviesas fue uno de los principales investigadores de la genealogía de la nobleza asturiana. Su actividad investigadora abarcó la historia, la literatura, la heráldica y la bibliografía, porque Patac era bibliófilo, archivero, historiador, especialista en temas jovellanistas, así como fundador del Ateneo Jovellanos y de la colección Monumenta Historica Asturiensia. Fue nombrado miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia, del Real Instituto de Estudios Asturianos y presidente de la Academia Asturiana de Genealogía y Heráldica.

Con este impresionante currículo no es de extrañar que Álvaro Lobo Huidobro, el último descendiente de la rama más antigua de la Casa de las Alas de Avilés, le confiara al jesuita el copiado y la clasificación de numerosos documentos familiares de gran antigüedad que obraban por herencia en su propiedad. Y así fue. Álvaro iba facilitando a Patac los originales para que luego, una vez copiados, se los volviera a entregar. Sin embargo, el 20 de octubre de 2002 el cura fallece y comienza un calvario para Lobo.

Fue en ese momento cuando Alejandro Alas, amigo de Álvaro y también otro estudioso de la genealogía familiar, se sirve a hacer de intermediario entre su amigo, el archivo de Gijón (Biblioteca Jovellanos) a donde Patac había legado sus fondos, y los jesuitas. Unos por otros, la casa sin barrer, y esta importante documentación histórica, de un valor incalculable “desapareció”, explica  Alejandro, que considera que es un caso “muy triste”.

Precisamente Lobo fue el último propietario de la casa solariega de los Alas, en la plaza de Carlos Lobo, hasta que fue vendida para construir un hotel, obra que en la actualidad se encuentra parada. Alejandro Alas conoce exactamente cuáles son los documentos que se extraviaron y entre ellos se encuentra el archivo de la casa de Bandujo que tuvo relación con los Alas. Esta vinculación familiar acabó bastante mal, pues en un momento dado los Bandujo quisieron hacer valer sus privilegios sobre la capilla de los Alas, enfrentándose con los que hasta entonces eran sus patronos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s