Amancio Ortega no se acuerda de Busdongo

busdongo6
Una vecina muestra la casa en la que nació el dueño de Zara, en Busdongo

Apenas guardan memoria de Amancio Ortega. En Busdongo de Arbás, el pueblo leonés al lado de la raya de Asturias, a cinco kilómetros de Pajares, sólo queda un vecino que le conoció. El resto son jóvenes y oyeron hablar de él. Este pueblo de montaña, a 1.300 metros de altitud, en donde se come una estupenda cecina y se bebe buen vino y que pasa muchos meses cubierto de nieve, tiene entre sus hijos ilustres a uno de los hombres más ricos del mundo, el dueño de Zara y del imperio Inditex.

Ortega nació en una humilde casa que a duras penas se mantiene en pie. Nadie tiene noticia de que este millonario haya ido de visita a su pueblo natal y lo dicen con tono de reproche, como si fuera un desagradecido. Le proponen para compensar su desarraigo que invierta algo allí y que cree empleo, que hay mucho paro y poco futuro en este pueblo. Amancio Ortega nació en Busdongo el 28 de marzo de 1936, y vivió allí tres meses, justo antes de que comenzara la Guerra Civil. En esos años era un pueblo que tenía mucha importancia por ser la puerta de Asturias, tanto por carretera como por ferrocarril. Eran tiempos en los que la industria pesada, la siderurgia y la minería movían mucho material y muchos hombres. Este núcleo de montaña vive de cara al tren. Precisamente por eso en la primera mitad del siglo XX era un centro dinámico y había trabajo. Allí llegaron los padres de Amancio Ortega, a vivir y a trabajar duro en el ferrocarril. Allí nació el que hoy es el dueño del mayor imperio textil del mundo. Según la revista Forbes Ortega tiene la mayor fortuna de España, de Europa y la tercera del mundo, con más de 57.000 millones de dólares. Ni un solo euro de este empresario, sin embargo, llegó nunca a su pueblo natal, en el que vivió los tres primeros meses de su vida, antes de trasladarse a Tolosa (Guipuzcoa), pues su padre había sido nombrado jefe de estación en esta localidad vasca. En el País Vasco viviría hasta los 12 años para poner luego rumbo a Galicia, en la que pondría la primera piedra de su imperio, pues enseguida, con catorce años, comenzaría a trabajar en el mundo textil hasta convertirse en el rey del sector. Tres hermanos En el libro “Así es Amancio Ortega, el hombre que creó Zara” de Covadonga O’Shea, el empresario habla de sus orígenes: “Mi padre ganaba 300 pesetas. Y no me digas que para esa época no estaba tan mal porque ni entonces daba para vivir una familia”. Eran tres hermanos, Antonio, el mayor, Pepita, la única chica, y Amancio, que era el pequeño. “Con ese sueldo no llegábamos nunca a final de mes”, añade el empresario, algo que se refleja al observar la humilde morada que habitaban en el año 1936. Ortega es pues un asturleonés de nacimiento aunque sea solo de manera oficial, porque jamás tuvo ninguna atracción por el pueblín que le vio nacer, rodeado de montañas y siempre acompañado del silbato del ferrocarril. “Creo que vinieron una vez cuando se separó de su mujer y fue a por una partida de nacimiento a la Colegiata de Arbás, que es donde está asentado en el libro de bautizos porque era la más importante, aunque Busdongo tiene parroquia” comenta el encargado de la popular Casa Maragato. Hace tiempo se conoció el humilde origen leonés de Amancio Ortega. Por eso desde hace unos años aparecen de vez en cuando periodistas preguntando por la casa del dueño de Zara. “Los paisanos lo saben de siempre pero no le dan importancia y los jóvenes lo que piden es que venga por aquí y dé trabajo a la gente”, añaden los vecinos.

busdongo3
Imagen de principios del siglo XX de Busdongo, que era uno de los núcleos ferroviarios más importantes de España

Pero los paisanos fueron muriendo y tan solo queda Julio Marugán, el dueño del restaurante Villa María: “yo conocía al padre de vista. Eran gallegos pero Amancio nació aquí. Me cruzaría muchas veces con ellos. Creo que vino alguna vez después de irse. No vino a dar gracias ni nada y nunca se preocupó para nada del pueblo”, explica. Los datos más recientes se cruzan con los vagos recuerdos de entonces, pues el padre de Amancio Ortega era de Valladolid, aunque vivieron posteriormente muchos años en Galicia. El padre del dueño de Zara era factor en la estación de Busdongo. Vigilaba el buen estado de las agujas y las vías “algo que ejercía con verdadera exactitud”, relata Ortega en el libro citado. De su progenitor dice que era muy puntual, algo que él mismo heredó. Una casa muy humilde El recuerdo es vago y apenas unos pocos saben dónde nació Ortega. Una de ellas es Maribel Álvarez Tascón, que regenta también un bar en Busdongo. Y es que precisamente la casa natal del dueño de Zara está justamente detrás de su negocio. Es una casa muy humilde, hoy cerrada y casi arruinada. Allí vivió los primeros tres meses de su vida. Maribel lo sabe porque se lo contó un vecino que ya murió que conocía a esta familia. “Yo creo que Ortega le preguntas hoy y no sabe ni donde está su casa”, explica. Esta vecina recuerda orgullosa las glorias de su pueblo: “Busdongo llegó a ser la segunda estación de España de más importancia por el movimiento de tráficos que tenía”, aunque como otros vecinos le duele que Ortega nunca se acordara de ellos para nada. La casa natal del empresario nunca fue propiedad de su familia sino que era alquilada. A Maribel tampoco le consta que el millonario haya visitado nunca el pueblo en el que vino al mundo, aunque no descarta que haya acudido alguna vez de manera “discreta”. La vivienda natal del millonario consta de dos plantas y escaso espacio. Lleva años cerrada. Hace 20 años era una carnicería y está un poco reformada con respecto a la original que alojó a la familia Ortega. En la época en que pasó su infancia el dueño de Zara, Busdongo tenía un elevado censo, el más elevado de todo el ayuntamiento de Villamanín. Hoy, sin embargo, no pasan de 40 vecinos que presumen más de sus buenos productos gastronómicos que de tener entre sus nacidos a uno de los hombres más ricos del mundo. Hoy Busdongo va declinando poco a poco y ya no es lo que era. La apertura de la autopista del Huerna como alternativa al Puerto de Pajares dejó a este pueblo casi sin tráfico, aunque muchos asturianos que acuden a esquiar a la estación de Valgrande paran en sus numerosos restaurantes a comer. Otro hijo ilustre que nació en esta localidad es el periodista, fallecido el pasado año, José Luis Gutiérrez que fue director de Diario 16 entre 1992 y 1998, un importante periódico nacional de los primeros años de la democracia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s